Uncategorized

La sensibilidad

Son bonitas las personas sensibles, las que se emocionan con un poema, las que se maravillan de las flores; personas realmente amigas y sinceras, esas que tienen su sensibilidad a flote.


Todo nuestros actos tienen efectos, aunque nunca sea nuestra intención causar algún efecto, absolutamente todo lo que hacemos tiene una consecuencia directa o indirecta en el universo; por ello es indispensable ser sensible y respetar también la sensibilidad de los otros. Porque la vida es una constante cadena de efectos.

“No desprecies la sensibilidad de nadie. La sensibilidad de cada cual es su genio.”
Charles Baudelaire.

Combinar los genios, con la dulzura de las personas es un triunfo del universo, está en nosotros ser capaz de disfrutar lo cotidiano, de cada día. Ser sensible es saber agradecer todo lo bueno que nos pasa, y a veces también lo negativo porque adquirimos lecciones.

Ser sensible a la vida es reír sin mesura, porque el sol brilla; apreciar la belleza de las flores, los árboles y el cielo, de los momentos que nos brinda la naturaleza. Es tener un abrazo disponible para amar, y apoyar a los amigos con palabras firmes pero dóciles cual poesía.

Siempre habrá personas que necesitan una sonrisa sensible, una palabra de aliento, está en nuestro genio llenar de pensamientos positivos el universo para que la sensibilidad sea eterna y las caricias se queden sin guardar reservas.


Gracias por la lectura y comentarios.

Imagen principal: Rosa blanca, archivo del autor. Edición del mensaje con Canva.
Imagen dos: Collage con fotografía personal, de archivo popio. Edición del mensaje con Canva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *