Uncategorized

Cuando un llamado de atención se convierte en abuso

Tengo la libertad de ignorar y permanecer callada, de obviar los atropellos, los insultos y hasta el uso de palabras no existentes en ningún diccionario utilizadas para ofender (esto último prueba de absoluta ignorancia).

Pero teniendo la libertad de los derechos principales del hombre a la defensa y a corregir, comienzo por disculparme con la gente que a título personal valoro realmente; ello, por omitir el permiso del uso de una imagen, reintegro que fue mi error. Y desde el principio asumí está postura acompañando a mi pequeña tras el desagradable evento de ser señalada por el Sr @Fermionico

Sin embargo, no puedo dejar de aclarar que el proceso cognitivo de cada niño es distinto, quisiera mostrar por ejemplo las obras a lápiz realizada por mi hija para que muchos se sientan con problemas motores. Sobre todo porque tendrían la posibilidad nuevamente de compararse.

Han juzgado el uso de una aplicación de forma errada y han determinado que es mejor compararse con otra persona para saber si ustedes son o no capaces de lograr llevar instrucciones, o de tener el mismo grado de creatividad. En todos mis años de estudio y hoy como Dra en Ciencias de la Educación, además de colaboradora de un bufete penal jamás vi tanta aberración junta para señalar abiertamente.


El paso inicial acaso no era ¿hacer un llamado de atención? ¿Querían corregir? Hubiesen quedado como grandes. ¿Quieren insultar? Al menos tengan el vocabulario adecuado.

De esta parte, fueron realizados todos los cambios que se solicitaron para cumplir con los requisitos que se exigían. Se respondieron con respeto las dudas, se valoró la presencia de cada usuario, se ofrecieron las disculpas pertinentes y hasta se intentó apaciguar las diferencias a pesar de la no correspondencia de las ideas. Entonces, ¿qué más se esperaba?

He visto en la plataforma padres que colocan fotografías de sus hijos, los logros con ellos que quieren compartir y estoy completamente segura que aunque esta red es monetizada no buscan explotar a sus hijos; ellos llegan a sentirse identificados con sus blogs y sus publicaciones y quieren compartir un poco de su vida. Es todo.

Hubo errores, sí, mi hija tiene nueve años, cuando tenga 12 puede publicar según las normas de Steemit ella solita. Pero no duden que sabe incluso más que muchos del manejo de los equipos y los códigos utilizados.

Steemit es una excelente red social, de la cual desde que comencé no cambié ni una sola moneda porque aposté a su crecimiento, a la inversión y a los ideales compartidos. Estoy en el mejor grupo conformado por personas preocupadas por la lectura y escritura, cada día dispuestos a aprender algo nuevo, y lo admito me hubiese gustado aprender de ustedes señores encargados de controlar o velar por las normas.

El reconocimiento realizado parte de la cuenta @Simon.Bolivar posterior a presentarse el inconveniente me llamó a la reflexión, en realidad ese post como lo expresó el Sr @Nnnarvaez no habría llegado ni a un Sbd y se inició con la intención pura de mostrar lo que había logrado mi hija. Esa es toda la verdad. Por ello, como representante de la niña y aclarando que no se buscaba otro fin de lucro en este momento muestro el reintegro del valor del voto de esa cuenta a la casa @Cervantes

Quisiera que estas líneas sean leídas por el señor @Ned y todos los que son los representantes de las diferentes comunidades, para que en conjunto se intente hacer una norma en las diferentes Alianzas que establezca la forma idónea en la que se deba corregir a cualquier persona sin importar su edad, género o condición.

 

Me despido de los amigos un tiempo. Gracias a todos los que me hicieron llegar sus mensajes.

Gracias por leer.
Se tenía que decir…


Fuente de la imagen uno: Publicación Lobo en PixelArt
Fuente de la imagen original usada en el post Lobo en PixelArt: shutterstock
La imagen de la transferencia corresponde al monto generado por el post: Lobo Pixelado, reintegrado a la casa @Cervantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *